El tercer trimestre de mi embarazo

¡¡He vuelto!! Y espero volver a escribir post de forma más constante…Me ha costado un montón retomar el blog y organizarme pero esto os lo contaré bien en otro post.

Antes de detallaros como fue mi experiencia con el parto y como está siendo el postparto, voy a terminar de contaros como fueron los últimos meses de mi embarazo y así terminar con los post sobre como he vivido mi primer embarazo.

En el ultimo trimestre llego a “mordor” el calor y yo estaba deseándolo, porque al contrario que a muchas embarazadas, lo pase muy mal con el frío y por ello di la bienvenida al verano con los brazos abiertos. Eso si, nunca pensé que estaríamos 2 meses sin bajar de los 30 grados. ;).

Durante los últimos meses el síntoma más frecuente que tuve fue el ardor de estomago. Muchas de vosotras me recomendasteis cosas que me fueron muy útiles como por ejemplo comer regaliz. Pero sin duda la mejor solución fue recurrir al Almax, un medicamento que me tomaba cuando el ardor era insoportable (tenía el visto bueno de mi ginecóloga). Eso si intentaba no abusar mucho de el.

Al principio del trimestre a pesar de seguir baja de ferritina tuve la suficiente energía para continuar con mis caminatas pero bajé la distancia a 4 km dos días a la semana. Creo que hacer este tipo de ejercicio me ha venido muy bien para la posterior recuperación.

La niña iba creciendo por lo que los movimientos los notaba mucho más que antes e incluso podías identificar perfectamente pequeños bultitos que sobresalían y te podías imaginar si era un pie, brazo, codo, rodilla… etc. En este trimestre comenzaron las contracciones, las que no duelen, y con las que simplemente tu barriga se pone dura y notas cierta presión. Las llaman las contracciones de Braxton Hicks. Había veces que notaba muchas seguidas pero como nunca fueron dolorosas no me asustaban mucho.

Fue avanzando las semanas y  me encontré en el último mes del embarazo y me dieron la baja porque ahí si que ya no podía con mi alma. Me sentía bastante pesada y eso que en total engordé como 12 kilos y medio, suele ser la media aunque cada cuerpo y cada una es diferente.

Durante el último mes tuve sentimientos contradictorios continuamente. Días en las que tenía muchas ganas de que llegará el momento de conocer a Jimena, días en los que me moría de miedo y no quería que llegara el momento, y otros en los que conseguía no pensarlo mucho. Aproveché para ir a la playa, y a la piscina siempre que podía para por lo menos refrescarme y distraerme. Además hicimos un pequeño viaje a San Juan de luz y Bayona así como a San Miguel de Aralar. (Todas las fotos son de esos viajes)

En la semana 37 tuve mis primeros monitores y como ya se registraban contracciones, ilusa de mi, pensé que el parto estaba al caer. Nada más lejos de la realidad. Me puse de parto en la semana 39 y 5 días y a veces pienso que se me adelantó dos días por los dos tactos que la ginecóloga me realizó en las dos últimas semanas (dicen que puede acelerar algo el parto) sino creo que hubiera llegado a la 41 sin problema.

Todo comenzó la madrugada del martes a las 3.00 de la mañana… pero eso mejor os lo cuento en otro post…

 

2 Comments

  • María
    Responder

    Deseando que cuentes el parto y el postparto, me queda un mes y estoy deseando conocer al peque pero a ratos, aterrada. Como dices, intento no pensarlo.

    Muchas gracias por volver!!! Tu niña es preciosa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[an error occurred while processing this directive]

¡Suscríbete a nuestra Newletter!

* indicates required