Lo que nadie te cuenta del postparto: los primeros días

Ya os conté en un post anterior que había decidido en mi vuelta hablar un poco de todo. De situaciones que he vivido, de cosas que quiera compartir y que creo que de alguna manera os pueden ayudar o servir.

Dias antes de dar a luz

Hoy vengo a hablaros de un tema muy comentado últimamente en redes y en blogs: el postparto. Después de que haya pasado mas de un año desde que di a luz, he pensado mucho en este asunto, he compartido muchas experiencias con amigas, conocidas y familiares y he llegado a una conclusión: que poco nos gusta decir la verdad o como nos gusta maquillar la realidad.

En mi caso, si algo tuve claro una vez que lo vivi es que, aquella persona que me preguntara le iba hablar sinceramente y sin mentiras.  Al hacerlo me di cuenta que hay gente que no está preparada para escuchar la realidad y también hay que respetarlo. A veces es duro escuchar determinadas cosas. Me acuerdo que vinieron unas amigas a verme al mes de dar a luz y estuvimos cenando y me pidieron que les contara mi experiencia, lo hice y sus caras me lo dijeron todo… algunas hasta me dijeron…”se me están quitando las ganas de tener hijos”.

Para nada es lo que quiero trasmitir, merece la pena 100% pero el postparto es DURO o por lo menos el que yo vivi y no pienso maquillarlo. Así que los que no estéis preparados es mejor no sigáis leyendo.

Después de un parto bastante bueno, la revolución hormonal hizo su efecto. Primero de todo, ese amor a primera vista hacia mi hija que todo el mundo me decía que ocurriría no sucedió. Me agobié, mire a Mr H y le pregunté si el sentia ese vinculo especial Me dijo claramente que No, respiré aliviada. Miraba a mi hija y pensaba “pues porque me han dicho que es mi hija pero si me ponen a otro bebe también me lo hubiera creído…”

Al cabo de un año y de contar mi verdad me he dado cuenta que le pasa a mucha gente pero no lo cuentan por vergüenza o miedo. Una pena… a mi me hubiera ayudado. No sentí ningún vinculo especial más allá de una ternura infinita por ese bebé. La matrona me dijo que era normal y que nos teníamos que ir conociendo poco a poco… y así ha sido. A medida que iba pasando tiempo con ella ese vinculo se hacia más especial, más fuerte, hasta sentir lo que hoy por hoy siento: un amor incondicional. Pero no ha sido una cosa de un día para otro sino de meses.

Tampoco ayudaba nada las visitas en el hospital de familiares, amigos, conocidos que te decían. ¿No estáis locos de alegría? ¿No es lo mejor que os ha pasado en la vida? Estarás toda la noche sin parar de mirarla… Me hacían sentir la peor madre del mundo. La primera noche yo solo pensaba en dormir, en descansar y no sentía esa alegría desbordante, estaba agotada, dolorida, y agobiada por la situación. Lo que no sabía que ese cansancio no era nada comparado con lo que iba a sentir un mes después, bendita ignorancia. Y luego viene el tema de la lactancia, que dedicaré un post entero porque da para mucho y no quiero extenderme mucho más. Pero resumiendo, no fue la mejor experiencia de mi vida. Eso si que no me lo contaron, es duro,muy duro dar de comer a tu hija con dolor, (porque los primeros días duele y suele ser porque no lo estás haciendo bien)

Cuando llegamos a casa con nuestro bebé y nos quedamos solos y después de varios días contenida y aparentando que todo iba bien, me derrumbé, y a las pocas horas MrH también. Era necesario, desahogarnos, llorar lo que no había llorado todo ese tiempo porque sentimos mucho miedo, vértigo y una responsabilidad tan grande que angustiaba. La primera noche en casa sin enfermeras sin saber porque la niña no paraba de llorar… lo recuerdo con horror. Pero afortunadamente pasó y todo fue mejorando poco a poco a medida que nos íbamos conociendo. Siempre digo, aunque suene contradictorio, que a nosotros nos ayudo mucho quedarnos solos sin ayuda de ningún tipo. No nos quedo otra que ponernos las pilas, conocer a Jimena y tomar nuestras propias decisiones, equivocándonos las veces que fuera necesario.

Para mi el postparto fue más duro que el parto pero también digo que CADA PARTO, Y CADA POSTPARTO ES UN MUNDO. Tengo amigas que han tenido un postparto muy diferente al mío. Por lo tanto mi consejo es ir abiertas de mente para todo lo que pueda pasar y pase lo que pase repetiros: LO ESTOY HACIENDO BIEN, SOY LA MEJOR MADRE PARA MI HIJO/A. Permitiros sentir lo que en ese momento sintáis sin reprocharos nada, solo sabiendo que todo pasa y que todo mejora. Y siempre está la opción de pedir ayuda si fuera necesario.

Hasta aquí mi experiencia. También os digo, todo se acaba olvidando porque sino os preguntaréis ¿como es que me he animado a repetir?

Y vosotras, ¿como fue vuestro postparto? ¿os lo esperabais así? Sería genial que os animarais a comentar y así compartir experiencias. Seguro que a más de una le ayudaría muchísimo.

Hasta el próximo post!

Xoxo

 

 

 

 

 

2 Comments

  • Myriam
    Responder

    Hola Georgina! Tampoco yo tengo buen recuerdo del postparto ni sentí ese vínculo … eso sí, estoy contigo que merce la pena 200%! Me encantaba mi bebé y tenía el instinto de cuidarlo…pero nos fuimos conociendo poco a poco 😉 El degundo postparto para mí fue diferente… Porque tenía otra personita que atender en casa y la experiencia de la primera vez… así que sabía que cada día era mejor e intenté disfrutarlos al máximo, en la medida de lo que pude con dos bebé en casa y el cansancio que conlleva, claro. Jaja….Ya nos contarás 😉

Responder a Hortensias Azules Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a nuestra Newletter!

* indicates required